lunes, 4 de octubre de 2010

Jesús, ¿hombre o dios? 26


¿A Jesús le agradaría la Iglesia actual?

En Samaria, Jesús estaba enseñando cuando unos fariseos le preguntan sobre la llegada del Reino de Dios. Él les responde que el Reino de Dios es un estado interior y no uno exterior. Luego, se anima a hacer algunas profecías sobre el futuro. Dice que él tendrá que desaparecer por un tiempo y que muchos falsos profetas se alzarían haciéndose pasar por él, pero que su regreso sería contundente (Lucas 17:24).

También anuncia que tendrá que sufrir padecimientos y que será rechazado por los hebreos durante la generación de Piscis. Pero, si se refería a toda la humanidad, esto sería la insinuación de que Jesús no consideró como señal de su triunfo el predominio del cristianismo institucional durante la edad de los Peces, sino mas bien una señal de rechazo. Si observamos que el cristianismo actual que ha llegado a nosotros sólo es una vil caricatura de lo que en realidad enseñó Jesús, entonces podríamos entender que él se sintiera incomprendido en Piscis. ¿Acaso recién en Acuario seremos capaces de entender y practicar su verdadero mensaje?

jueves, 30 de septiembre de 2010

Jesús, ¿hombre o dios? 25


¿Por qué no coinciden las genealogías de Jesús?


La razón es simple y comprensible. Parece ser que muchos rollos con los registros de las genealogías se habían perdido durante el destierro. Y cuando los israelitas volvieron del exilio durante el gobierno de Zorobabel, los registros de la mayor parte de genealogías se habían perdido. Apenas si se conocía la genealogía real mas directa. Pero, al acabar el protectorado de Ciro, el persa, y al sobrevenir la terrible opresión de Cambises y sus sucesores, hasta la genealogía de la casa real de David se pierde para siempre. Por tal razón, y hasta que no se produzcan hallazgos que arrojen luz sobre este punto, el árbol genealógico de Jesús permanecerá como un enigma aún sin resolver.

Jesús, ¿hombre o dios? 24


Cambio de ciclo

Qué es la Era de Acuario, de la que tanto se habla? El concepto de las eras astrológicas proviene del movimiento de precesión de los equinoccios. Este movimiento es otro de los que tiene nuestro planeta, aparte de la rotación y traslación. La Tierra se parece a un enorme trompo inclinado que gira en un círculo que dura alrededor de 25 mil años. Ese círculo fue dividido por los antiguos caldeos en doce partes representadas por los doce signos astrológicos.

Cada signo dura dos mil años aproximadamente. Según esta teoría, estaríamos en plena transición, saliendo de la Era de Piscis (que se inició justamente con el advenimiento del cristianismo y por eso su signo era el pez) y entrando a la Era de Acuario (cuyo símbolo es factible que sea el ángel, por eso la angeleología estaría viento en popa en nuestros días).

Jesús, ¿hombre o dios? 23



La Era de Acuario

Cierta vez un grupo de la secta de los saduceos, quienes no creían ni en la reencarnación ni en la resurrección ni en el Juicio Final, fue a importunar a Jesús con la historia de la mujer que enviuda siete veces de siete hermanos para preguntar con qué marido se quedaría al final. A esto Jesús responde que en la época del Juicio, es decir en la Era de Acuario, el matrimonio sería abolido como institución (Mateo 22:30). Lo que es muy lógico, ya que Acuario es la “disolución de las formas” (se disuelven los límites de las cosas como el agua del cántaro).

Después cuenta un enigma: el Dios de Abraham era Dios de vivos y no de muertos, queriendo decir que la resurrección no era como ellos la imaginaban: muertos saliendo de sus tumbas tipo película El Regreso de los Muertos Vivientes. La resurrección del Juicio Final sería simplemente otra reencarnación, pero una en que se habría de experimentar además un nuevo “despertar de la conciencia” y en ella cada persona escogería libremente a quien amar sin que importe el pasado (Mateo 22:32, Marcos 12:18 y Lucas 20:27).

Jesús, ¿hombre o dios? 22



Más profecías

Después, Jesús ahora totalmente comprometido con la idea de ser el Mesías de ese tiempo, habla sobre la segunda venida del siguiente avatar, como si se tratara de él mismo y de cómo la gente debía estar atenta a su regreso:

“Vosotros pues estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá” (Lucas 12:40)

Que presumiblemente debe producirse al inicio de edad de Acuario, edad a la cual estamos en tránsito de ingresar. No entendiendo a qué tiempo se refería, Pedro pregunta si la advertencia es para los apóstoles también (Lucas 12:41) y Jesús sólo responde con más advertencias fácilmente aplicables a la Iglesia Católica y a su decadencia en el segundo milenio de Piscis.

Jesús, ¿hombre o dios? 21


Profecía que se cumple

Cierta vez (Lucas 11:29) se le pide a Jesús que diera la señal del Mesías y entonces menciona la señal de Jonás, es decir la resurrección al tercer día, después de haber estado muerto dentro del vientre de un gran pez. Jonás significa “paloma” en hebreo. Sin embargo, esta profecía parece tener varios niveles de interpretación. Otra interpretación acerca de Jonás: también es posible que cuando Jesús fue bautizado y vio la paloma descendiendo sobre él, se refiera a que Jesús era Jonás que había vuelto a la vida o que sobre Jesús se cernía el espíritu de la profecía que había regresado a los israelitas durante la edad de los peces. Según tanto se había anunciado. Si es así, el Espíritu Santo no sería otro que el espíritu de la profecía, y que más tarde descendería sobre los cristianos en el Pentecostés.

Otros piensan que es el anuncio del regreso de Jesús al final de la era de Piscis (el gran pez), pues existen tradiciones que dividen las eras en tres días simbólicos de 720 años cada uno. Una era astrológica dura 2160 años (720 x 3). Algo que parece
corroborar la lectura es que enseguida Jesús hace una segunda profecía:

“La reina del sur será levantada en el juicio con los varones de esta generación y los condenará, porque ella vino desde los fines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón…” (Lucas 11:31)

Esta reina del sur (la reina de Saba de Salomón) está representando a la península arábiga en la profecía de Jesús. Lo que nos indica que él creía en una reina de Saba árabe. Por tanto, nos está hablando de un tiempo futuro en que los países

árabes se lanzarían en guerra sobre Palestina. Además, Jesús asevera que eso ocurrirá dentro de “esta generación”, es decir durante la edad de Piscis, cosa que se ha cumplido a cabalidad en nuestros días. Luego agrega que:

“los varones de Nínive se levantarán en juicio con esta generación y la condenarán…”
(Lucas 11:32)

Si vemos en un mapa actual donde quedaba ubicada la antigua Nínive, veremos que estaba en lo que hoy es Irak, país que en nuestros días tiene serios problemas políticos con el nuevo Israel.

Jesús, ¿hombre o dios? 20


Al César lo que es del César

Jesús siempre que hablaba con los sacerdotes terminaba poniéndolos en ridículo. Las parábolas que cuenta critican duramente a Anás y a los suyos, dejándolos muy mal parados. Ellos buscaban la manera de apresarlo, pero no la encontraban. Jesús se había hecho tan popular a esa altura del partido, que se había vuelto intocable. El pueblo lo protegía.

Intentar atraparlo ahora frente a la multitud podía provocar una revuelta que diera a los romanos pretexto suficiente para sacar a los fariseos de sus altos puestos políticos y reemplazarlos por extranjeros. Es esto lo que impide que Jesús sea prendido tan rápidamente. Sin embargo, tenía que ser hecho de todos modos. Antes de hacerlo a la fuerza, procuraron avergonzarlo frente a todos para restarle credibilidad. Por eso, el Sanedrín acuerda mandarle expertos en las escrituras para tenderle trampas filosóficas. Entre los sujetos que enviaron para que se mezclaran con la gente había estudiantes de la ley y herodianos (Mateo 22:16).

Así, durante otro día de enseñanza en el templo de Jerusalén (porque Jesús no enseñaba en las calles), estos sujetos le preguntan si se debía o no pagar el impuesto al imperio romano (llamado capitación). El Nazareno se enfada porque sabía cual es la intención de la pregunta, pero igual responde. Al parecer este impuesto era de un denario, es decir, el jornal de doce horas y en tales monedas estaba la imagen del César romano. Por esta razón Jesús dice que den “al César lo que es del César (Mateo 22:21) y a Dios lo que es de Dios” (Marcos 12:13 y Lucas 20:19). De esta forma, una vez más Jesús logra torear al toro.

martes, 28 de septiembre de 2010

Jesús, ¿hombre o dios? 20


Leyenda digna de los apócrifos

Mateo y Marcos insertan en sus relatos una leyenda de inspiración árabe digna de los apócrifos: la maldición de la higuera que no tenía fruto (Mateo 21:18 y Marcos 11:12). Pareciera no tener ninguna conexión lógica con todo el hilo conductor anterior. Sin embargo, Jesús parecía estarse refiriendo en forma metafórica a Jerusalén, al compararla con la higuera sin fruto.

Jesús, ¿hombre o dios? 19


Sentado en el burrito

Casi al final de sus tres años de vida pública, Jesús pide prestado un asno con su cría para hacer cumplir la profecía de Zacarías 9:9, en donde el Mesías ingresaría a Jerusalén sentado en un burro, símbolo totémico del pueblo de Israel desde hacía milenios. El asno es vestido con los mantos de los apóstoles (el Simlah). Jesús lo monta. Las personas que lo están acompañando tiran sus mantos al suelo como una gran alfombra. El animal camina encima.

Otros sacan las ramas de los árboles y también las colocan en el piso (Mateo 21:9). Mientras que la gente va cantando en el camino el famoso “Hosanna”, que es una adaptación griega de dos palabras hebreas: yasha + na que significa “¡Ahora Sálvanos!” Después un grupo empieza a gritar:

“¡Este es el profeta Jesús de Nazareth de Galilea!”

Así fue como el Mesías entra triunfante a Jerusalén, según las profecías. Eso causa más rabia que nunca a los sacerdotes.

Jesús, ¿hombre o dios? 18


Los primeros serán los últimos

¿Qué quería decir Jesús cuando lanzó el enigma?:

“...los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros...” (Marcos 10:31)

¿Acaso se refería a que los hebreos, primeros en escuchar su prédica serían los últimos en oírla? Mientras que los gentiles a pesar que no fueron los primeros en escuchar la enseñanza de Jesús, serían más aptos para recibirla. Cuando contó la parábola de los obreros de la viña (Mateo 20: 1 al 16) explica este enigma.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Jesús, ¿hombre o dios? 17



Jesús se hace famoso

Con la resurrección de Lázaro, un hombre adinerado de Judea, Jesús se lanza al estrellato. Se convierte en la sensación del momento. El top. A partir de este incidente, su doctrina comenzaría a cobrar una acogida sin precedentes. El Sanedrín al enterarse de todo, se reúne inmediatamente en Consejo de Emergencia. Anás no puede permitir que su archienemigo convirtiera al país entero a su fe y se haga más poderoso que él. Anás contagia su temor a los miembros del jurado, diciéndoles que el pueblo podía levantarse contra Roma con este Mesías.

Eso haría que los romanos los destituyeran de su autoridad por incompetentes, ya que ellos eran los encargados de mantener la paz con el Imperio a cambio de conservar sus altos cargos. Entonces Caifás, suegro de Anás, quien ya era sumo sacerdote por entonces, se le ocurre una idea: matar a Jesús, so pretexto de pacificar Palestina. Así quedarían bien con Roma y salvarían al pueblo hebreo de una destrucción segura. De esta manera convencen al Sanedrín de que la muerte de Jesús era beneficiosa para la nación. Nicodemo, su amigo miembro del Sanedrín, ya no puede hacer nada. La conspiración en contra de su Maestro finalmente se estaba haciendo realidad.

Jesús, ¿hombre o dios? 16


Lazaro vence a la muerte


En ese tiempo las tumbas se edificaban en las afueras de las ciudades. Sin embargo algunas tumbas de ricos se construían dentro de la misma propiedad. Por lo general en alguna cueva natural que perteneciera al difunto. Como éstas eran muy espaciosas, servían de mausoleo para toda la familia. El Evangelio de Juan nos dice que la tumba de Lázaro estaba en una cueva (Juan 11:38), lo que ratifica que ellos eran gente de muy buena posición económica.

Jesús ordena que muevan la loza de la entrada. Marta no quiere pues piensa que el cadáver debe estar apestando, pero Jesús insiste. Cuando abren la cueva, los hedores de la putrefacción, efectivamente, llegan hasta la multitud que está afuera. Adentro, el cadáver se haya envuelto en el sudario, con el paño en el rostro y las vendas sujetando su mandíbula, sus manos y pies. En medio de ese espectáculo deprimente, Jesús reza al Padre agradeciendo la oportunidad de ejercer su más grande milagro en Judea, donde era tan despreciado.

Finalmente ordena a Lázaro con voz imperativa que salga de su tumba (Juan 11:43). Lo que nos indica que nadie penetra en la cueva para sacar al cadáver. De pronto, ante el asombro de todos, Lázaro se levanta, a pesar de haber estado cuatro días en la tumba. Como no puede moverse por las vendas, Jesús manda que lo liberen de sus ataduras e escuchan exclamaciones por todos lados. Muchos se vuelven seguidores de Jesús en ese momento. En cambio, otros, espantados, corren donde Anás para contar lo sucedido.

Jesús, ¿hombre o dios? 15


Amigos íntimos

Hablemos de Lázaro. Magdalena no está con Jesús cuando él se entera de que Lázaro se halla gravemente enfermo. Quizá porque en ese momento ella está cuidando a su hermano en Betania. La relación que existía entre Lázaro y Jesús, era una relación muy especial:

“....Está enfermo aquel a quien le tienes cariño....” (Juan 11:4).

¿Desde cuándo databa este cálido vínculo? Ya vimos que Lázaro proviniendo de una familia oriunda de Magdala en Galilea, es muy probable que ambos se conocieran desde niños. Además, es posible que la amistad se remontara a sus padres, pues muchos sidonios comerciaban maderas. De modo que es factible que el padre de Lázaro pudo ser el proveedor maderero de José cuando la Sagrada Familia vivió en Nazareth y los sidonios estaban en Magdala. O cuando José y los suyos se mudaron a Belén y los sidonios pasaron a Betania, muy cerca de allí. El destino siempre mantuvo a estas dos familias muy cerca una de la otra.

Sin embargo, Jesús demora dos días en partir para sanar a Lázaro (Juan 11:6). Al parecer, por el riesgo que implicaba acercarse a Judea. Los apóstoles le advierten del peligro, pero él insiste en que debe ir. Cuando llega a Betania, la casa está atiborrada de gente de Judea que venía a ofrecer sus condolencias por la muerte de Lázaro. Marta sale al encuentro de Jesús a las afueras del pueblo, en algún sitio secreto, pero María Magdalena queda sentada en casa por la costumbre hebrea de que las mujeres casadas sólo podían abandonar la vigilia del luto si el esposo las llamaba.

Esto confirma el vínculo matrimonial entre Magdalena y Jesús (Juan 11:20). Él manda a llamarla por medio de su cuñada. Así, María sale corriendo de la casa a buscar a su esposo. El encuentro debió ser muy emocionante pues Jesús se conmueve hasta las lágrimas, viendo a su esposa destrozada y a todos los amigos de la familia muy tristes (Juan 11:33).

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Jesús, ¿hombre o dios? 14


Ovnis hasta en la sopa

Cuando Jesús cuenta la parábola de Buen Pastor, alude de manera enigmática:

“…Y tengo tras ovejas, que no son de este redil, a esas también tengo que traer, y escucharán mi voz y llegarán a ser un solo rebaño, a tener un solo pastor” (Juan 10:16)

¿A quiénes se refería Jesús? Es difícil asegurarlo. Pudo haberse referido a las Tribus perdidas de Israel, a las naciones gentiles que había conocido durante sus viajes o quizá hacía referencia a ambas. O tal vez eran palabras cariñosas para su familia política cananea.

Algunos ufólogos fanáticos (adictos a la ovnilatría)aseguran que se hace mención a las gentes que habitan otros mundos. Pero lo más sensato es tomar el párrafo como una profecía de cómo el cristianismo se propagaría por el mundo entero, unificando en un credo muchas razas (ovejas de otros rebaños), cosa que ha sucedido cabalmente.

Jesús, ¿hombre o dios? 13



Referencia a los apócrifos

Los hechos que cuentan los evangelios canónicos se complementan con los relatos de los apócrifos. Así, cierta vez un fariseo invita a comer a Jesús a su casa y éste no se lava las manos (costumbre judía), escandalizando al fariseo. Entonces Jesús empieza a disertar sobre la limpieza del alma y el culto a las apariencias (Lucas 11:38).

Otros maestros de la ley (seguramente saduceos) que estaban allí se sintieron aludidos por el discurso, pero a Jesús no le importó, sino más bien insiste en criticar la falsa espiritualidad y la doble moral de los fariseos y saduceos. Y es curioso, en medio de sus palabras, Jesús hace mención de un hecho que no figura registrado en los evangelios canónicos: la muerte de Zacarías (padre de Juan Bautista), por mandato de Herodes cuando oficiaba en el altar del templo (Lucas 11:51). Dicho episodio es narrado en detalle, como vimos antes, únicamente en el apócrifo Protoevangelio de Santiago.

Mal termina ese banquete, pues se convierte en un duelo de preguntas y respuestas sobre la ley mosaica. Fastidiado, Jesús abandona la casa del fariseo encontrándose fuera con una multitud que lo esperaba. Allí aprovecha para enseñar un poco a la gente y de pronto uno de sus seguidores le pide que haga las veces de juez entre él y su hermano para dividir la herencia. Cosa que Jesús rechaza de inmediato.

Entonces cuenta una parábola: la del hombre que almacena grano y muere esa misma noche (Lucas 12:21). Es un sermón sobre los bienes materiales. Sermón que se convierte en el favorito de San Francisco de Asís.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Jesús, ¿hombre o dios? 12


Inmortalidad, divino tesoro

Cuando Jesús dijo:

“...si vosotros permanecéis en mi palabra, conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” (Juan 8:31)

¿Acaso no estaría ofreciendo el secreto de la inmortalidad (la auto-resurrección) a los que buscaran en forma sincera la elevación espiritual? Secreto que debió estar en los pergaminos entregados por los reyes magos a su madre María: el legendario Testamento de Adán, cuyo misterio sólo podía ser dilucidado por el Avatar elegido para ese tiempo. Jesús buscaba demostrar que se podía ser amo y señor de la materia, llegando a vencer a la muerte. Pero tal ofrecimiento sólo produjo espanto y mayores acusaciones sobre él.

Cabe añadir que el Evangelio de Tomás pareciera que también estuviera hablando de la secreta técnica de autoregeneración:

“Y dijo Jesús: quien encuentre el sentido de estas palabras no gustará de la muerte.... El que busca no debe dejar de buscar hasta que encuentre. Y cuando encuentre se estremecerá, y tras su estremecimiento se llenará de admiración y reinará sobre el universo”. (Logia 1,2)

Actualmente, la ciencia ya está metiendo las narices en la idea de “resurrección”. Este concepto mítico está dejando de ser una idea descabellada para convertirse en una posibilidad para la medicina regenerativa. Así lo acredita una noticia publicada en octubre del 2006 en el diario argentino “La Nación”, donde se declara que el biólogo franco-croata Miroslav Radman del Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica (Francia), logró comprender el proceso de “resurrección” de la Deinococcus radiodurans, una bacteria que es capaz de reparar su patrimonio genético para volver a la vida. Su hallazgo ha sido publicado en la revista Nature.

La Deinococcus radiodurans es una bacteria anodina. Está en todas partes y no es patológica, de modo que no hay que tenerle miedo. Algunas especies se encuentran sobre todo en los desiertos y encima de las piedras. Hoy Radman ha fundado en la ciudad croata de Split, el Instituto Mediterráneo para las Ciencias de la Vida. Su idea es reunir a jóvenes investigadores “a fin de generar una ciencia original e innovadora y donde puedan trabajar en plena libertad”.

Jesús, ¿hombre o dios? 11


Jesús y la ley del karma

El catolicismo fundamentalista se rehúsa a aceptar el concepto de la reencarnación, sin embargo, algunos Padres de la Iglesia sí creían en él, como Orígenes del siglo III. La reencarnación es la teoría filosófica de la continuidad del espíritu a través de múltiples existencias. Los hebreos creían en ella. Cuando Jesús se encuentra con el ciego, los apóstoles preguntan sobre la ley del karma.

“¿Es la ceguera de nacimiento un castigo por los pecados de los padres o por las faltas cometidas por el mismo enfermo en existencias anteriores (Juan 9:1)?”

Esto demuestra que los hebreos de esos días sí creían en la reencarnación. Entonces, Jesús explica que no todas las enfermedades son la consecuencia de los pecados y que en ciertos casos, como éste, se producían para que ocurrieran las curaciones milagrosas. En esta ocasión es muy claro que Jesús curaba fabricando extraños preparados (muy eficaces) que untaba en los enfermos. Quizá era otra técnica usada por los esenios terapeutas. Otro caso de reencarnación lo constituye una reunión en Cafarnaúm. Jesús cura a un paralítico diciéndole:

“tus pecados han sido perdonados” (Mateo 9:2).

Los escribas que estaban allí dijeron que eso era una blasfemia. Con esa frase Jesús estaba aceptando la ley hindú del karma que afirma que las enfermedades son producto de nuestras malas obras.

Ojo, la ley del karma también se ve explicitada cuando se dice que “hay que poner la otra mejilla ante la agresión”. ¿Por qué? Por la sencilla razón que no es necesario hacer justicia con nuestra propia mano porque la justicia siempre viene por sí sola, por ley. Y si uno mismo no contesta se libera de la cadena del karma. En el apócrifo gnóstico Pistis Sophia, se describe qué tipos de metempsicosis experimentarán los justos y los pecadores según sus acciones.

¿Será cierta la reencarnación? ¿Acaso en el fondo siempre estamos destinados a reencontrarnos con nuestros amigos y enemigos una y otra vez en diferentes vidas? Quien sabe. Esto aún pertenece al terreno de la creencia.

Jesús, ¿hombre o dios? 10


Hoy es el Juicio Final

Estamos acostumbrados a pensar el Juicio Final como un producto de la Golden Mayer. Pero quizá sea este episodio crítico mucho más llano y cotidiano de lo que pensamos. Cuando Jesús habla del Juicio Final, ¿a qué se estaba refiriendo? Pues lo hacía, como él mismo lo dijo, a la resurrección de todos los muertos. ¿Y eso qué significa? ¿Acaso estaba hablando de la última reencarnación de las personas? Recordemos que los hebreos aprendieron de los egipcios el concepto de resurrección. En esa última reencarnación, vendrían al unísono todos los seres que han habitado nuestro planeta. Volverían a tomar cuerpos. Lo que explicaría la sobrepoblación actual.

Para los antiguos egipcios esta reencarnación era una sola y definitiva, a diferencia de las múltiples vidas y reencarnaciones sucesivas enseñadas en las tradiciones indo-europeas. Para los egipcios, los muertos recuperaban sus antiguos cuerpos momificados, mismo regreso de los muertos vivientes. Jesús creía en la versión indo-europea de la reencarnación. No en la egipcia.

sábado, 18 de septiembre de 2010

Jesús, ¿hombre o dios? 9


El infierno no es eterno

El concepto de infierno como castigo eterno, no se hallaba en las prédicas de Jesús. Para él, el castigo era temporal. Finalizaba después de haber purgado las culpas:

“...De seguro no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último lepton (centavo)” (Lucas 12:59).

Jesús creía en la infinita misericordia divina, que siempre da una oportunidad a los que desean reivindicarse. Infierno significa submundo. En el Antiguo Testamento, el infierno también es finito y posee dos nombres: Gehena que es un lugar de intenso sufrimiento para los ángeles caídos localizado en el centro incandescente de la Tierra. Y Sheol (el seno de Abraham) que es un estado de sueño e inconciencia, donde irían todos los muertos comunes en espera del Juicio Final (o resurrección de los muertos). Es una especie de Hades griego.

¿A dónde iremos cuando nos toque la guadaña? Quien sabe. Quizá simplemente vayamos un tiempo al mundo de nuestros pensamientos (como cuando soñamos), para reciclarnos y después volver acá.

Jesús, ¿hombre o dios? 8



Calmando tempestades

El lago de Galilea, llamado también mar de Genesareth o de Tiberíades, era el único lugar de Palestina donde los hebreos practicaban la pesca. Jesús lo recorrió muchas veces porque era el medio de comunicación entre cinco provincias: Galilea, Iturea, Traconitida y Decápolis. Cuando los vientos soplaban fuerte, se producían grandes oleajes y esto fue justamente lo que ocurre un día, después de haber estado enseñando. Jesús se había cansado de instruir y entonces se queda dormido a bordo de la barca, único lugar donde la multitud lo dejaba en paz (Mateo 8:23, Marcos 4:35 y Lucas 8:22).

Entonces sobreviene la tempestad, que debía ser muy fuerte para impresionar a pescadores experimentados. Por ello despiertan a Jesús. Molesto por ser importunado, reprende a sus apóstoles y procede a calmar la tormenta poniendo en práctica la vieja técnica del Trongjug, aprendida con los magos tibetanos. Evidentemente todos se quedaron boquiabiertos.

Jesús, ¿hombre o dios? 7


El extraño caso de la montaña nublada

Cierta vez Jesús elige a tres discípulos: Pedro, Santiago y Juan y se los lleva a una montaña alta donde pudieran estar a solas (Mateo 17:1). Recordemos que las montañas son lugares para recargar las pilas, por la gran acumulación de carga electro-magnética que recogen. Funcionan como antenas. Cuanto más altas mejor. ¿A qué lugar fueron ellos? Es muy posible que al monte Hermón, que es la montaña más alta de Palestina y siempre está nevada y nublada. Múltiples leyendas rodeaban a este monte y por tanto la gente prefería mantenerse lejos de él.

Cabe agregar que este sitio es el monte sagrado de los cananeos. Cuando los cuatro subieron a la parte alta de la montaña para orar (Lucas 9:28), según los apóstoles, Jesús se transforma mientras rezaba y adquiere una extraña luminiscencia (Mateo 17:2). Enseguida, cuando los apóstoles estaban a punto de dormirse (Lucas 9:32), aparecen dos sujetos que sus discípulos confundieron con Moisés y Elías. ¿Acaso no serían miembros de la Orden de Melquisedek? Estos individuos hablaron con Jesús y luego desaparecieron en la bruma de la montaña. Los apóstoles estaban perplejos.

Si Jesús se transfiguró o no en esta entrevista no lo sabremos nunca. Sólo debemos tomar en cuenta que ni Mateo ni Marcos ni Lucas estuvieron presentes en el acontecimiento y que sólo se limitaron a narrar lo que a ellos les contaron los demás apóstoles. Pero si es que en realidad pasó este incidente, de seguro que se produjeron fenómenos paranormales ante el encuentro de espíritus tan elevados como lo son los miembros de la Orden de Melquisedek. Es curioso, pero el único evangelista que estuvo allí, Juan, no escribe sobre el hecho. ¿Por qué Juan lo omitió? Quizá por exceso de humildad o porque en ese momento se revelaron cuestiones muy profundas que él prefirió callar o, tal vez, porque jamás ocurrió en verdad. Hay que ponernos en todos los casos.

Jesús, ¿hombre o dios? 6



Empleando técnicas orientales

Acompañado de Pedro, Andrés, Juan y Santiago, Jesús empieza a predicar seriamente su nueva doctrina, síntesis de todas las religiones importantes de su tiempo. No sabemos si la Magdalena lo acompañaba también, por que la mayor parte de párrafos sobre ella han sido sacados, pero de hecho, ella lo acompaña. Era su esposa. Al principio Jesús se restringe a la provincia de Galilea, enseñando en las calles y en las sinagogas (Mateo 3:23). Sin embargo, muy pronto llega también gente de la provincia de Decápolis y de Judea, para ser curada o instruida.

La primera curación milagrosa que efectúa es la de un endemoniado que se encontraba en la sinagoga de Cafarnaúm donde Jesús estaba enseñando (Marcos 1:23 y Lucas 4:33). Allí pone en práctica la técnica de exorcismo que había aprendido a las mil maravillas de los brahmanes hindúes dejando asombrados a todos los espectadores. La siguiente curación importante es la que le hace a la suegra de Pedro (Lucas 4:38) al quitarle la fiebre. Al ocurrir esto, enseguida la casa de Pedro se ve invadida por una muchedumbre que buscaba ser sanada por Jesús mediante la técnica de la imposición de manos.

Jesús, ¿hombre o dios? 5



Perdonar siempre

Es interesante recordar que cuando Jesús habla del perdón (Mateo 18:22), menciona que al prójimo había que perdonarlo “70 veces 7”, que equivale a 490. Es curioso que si esa cantidad la ponemos en millones, coincide con la historia de la vida superior de nuestro planeta, como sostienen los biólogos. Entonces, quizá con este número quería decir que se debía perdonar desde siempre hasta siempre que haya vida.

Jesús, ¿hombre o dios? 4


Demasiado duro para entenderlo

Los judíos de la Biblia, en su ignorancia no entendieron el mensaje. Jesús no estaba ensalzándose a sí mismo, sino que estaba haciendo exactamente lo contrario: desmitificar a los Elohim y revelar su dimensión humana. Si hoy es demasiado difícil de entender que nuestros creadores no eran seres divinos, sino gente como nosotros, como habrá sido en esa época. Peor. Los judíos y después los católicos han preferido creer que, en ese versículo, Jesús pretendía divinizarse, antes que reconocer que lo que él deseaba en el fondo era humanizar a los que hasta ahora hemos considerado nuestros dioses.

Más claro no canta el gallo. Intentar revelar tan cruda verdad en ese tiempo fue una cachetada a las creencias de entonces. Se pagaba con la muerte. Al menos, hoy en el siglo XXI es diferente. Se puede decir estas verdades y claro, causar polémica y quizá hasta la excomunión. Pero la vida de uno ya no está en juego. En la Era de Acuario puede decirse cualquier cosa sin mayor problema. Todos los secretos salen a flote. Pero en Piscis, ni hablar. Jesús arriesga su cuello al hablar sin importarle nada. Tal era su amor a la verdad.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Jesús, ¿hombre o dios? 3



Problemas con la autoridad

¿Alguna vez Jesús se ufanó de ser Dios? Algunos creen que sí. ¿Pero realmente fue así? En Juan 10:34, los judíos intentan apedrearlo por blasfemo, ya que Jesús había querido supuestamente endiosarse delante de ellos. Entonces él les quiere demostrar que no había tanta diferencia entre el ser que ellos veneraban y los humanos. Para ello cita el interesantísimo salmo 82, donde los dioses (literalmente los Elohims) están presentándose ante uno superior a ellos (un tal El, que curiosamente es el nombre del máximo dios cananeo, traducido muchas veces como el Divino en nuestras biblias). Este dios El es el que juzga en medio de los Elohims (Salmo 82:1 y 2).

Este salmo es raro pues en sus versículos ese Ser Superior (la versión cananea del Padre Yuh) reprende a los Elohims por no estar apoyando lo suficiente a los justos y oprimidos y dice:

“Yo mismo he dicho: ustedes son dioses (Elohims) y todos ustedes son hijos del Supremo”.

Luego, amenaza a los Elohims que de no cumplir bien su cometido morirían lo mismo que los hombres y como cualquier de los príncipes caerán (82:7 y 8). ¿Quién escribió este Salmo? Es difícil saberlo por ahora. Sólo sabemos que es uno de los salmos más antiguos pues es politeísta. Es probable que fuera transmitido en forma oral de generación en generación. O de lo contrario pertenece a uno de esos períodos en que el culto al dios cananeo El, fusionado con el de Jehová, se reactualizaba sin ser perseguido.

Al citarlo, Jesús quiso demostrar que las propias escrituras hebreas dotaban a estos dioses de una naturaleza tan humana que eran capaces de cometer errores. Y es posible que Jesús también intentara recordar a los judíos, que su religión y la de los cananeos estaban estrechamente ligadas.

Jesús, ¿hombre o dios? 2


Conversando con el jefe


Siempre se ha pensado que quien creó a los seres humanos, fue el mismo que creó al cosmos. Craso error. Nosotros hemos sido fabricados por un dios menor. El mismo Jesús lo decía, pero no le entendían. Él insistía que

“conocía al Padre, pero que ninguno de los que lo oían lo conocía”.

Más adelante añadía:

“…Es mi Padre quien me glorifica, el que ustedes dicen que es su Dios, y sin embargo ustedes no lo han conocido. Pero yo lo conozco (Juan 8:54).”

¿Qué enigma es éste? ¿A quién conocía Jesús? ¿Era un conocer metafórico o real? ¿Acaso Jesús llegó a entrevistarse no sólo con los Mensajeros (ángeles) sino también con los propios Elohims, igual que Abraham?

El detalle es que Jesús conocía “personalmente” al Dios de los judíos, pero ojo, no lo consideraba el Dios que es la causa impersonal que ha creado las leyes que rigen el cosmos. A quien Jesús conocía y con quien conversó parece ser el dios que creó a la raza humana. Que es diferente al Dios hacedor del universo. Conoció al Elohim más sagrado: al Padre Yah (los griegos lo llamaban Padre Yuh). Según el Libro de Enoc fueron siete Elohim los que nos crearon. Sin embargo, había un octavo que se mantenía distante por ser el que dirigió toda la empresa. Ese parece ser con quien habló Jesús: nada menos que con el Padre de la humanidad. ¡Qué privilegio!

Jesús, ¿hombre o dios? 1




“Jesús dijo: no soy tu amo. Como has bebido, te has embriagado del burbujeante arroyo que yo he servido... quien beba de mi boca se volverá igual a mí: yo mismo seré él y lo oculto será revelado”.
-Evangelio de Tomás-


Muy a la usanza de Krishna en el Bhagavad Ghita, la célebre frase que ha llevado a millones de personas a endiosar a Jesús es el versículo de Juan 10:30:

“Yo y el Padre somos uno”.

Pero, en realidad ha sido mal comprendido. Jesús no estaba diciendo que él fuera Dios, sino que se identificaba en todo con el Padre, que es muy diferente.

Para entenderlo mejor, ilustremos con un pasaje de la Biblia canónica: cierta vez, María Salomé, la hermana de la virgen María, le pide por favor a Jesús que ponga a sus hijos en lugares especiales en el Día de su Segunda Venida. Entonces Jesús responde:

.....Ustedes no saben lo que piden. ¿Pueden beber la copa que estoy a punto de beber? (Mateo 20:22)”

La copa era para los hebreos símbolo del destino, porque tal como lo hacía José en Egipto, la suerte se leía en las copas, como nosotros lo hacemos ahora en las bolas de cristal y otros medios.

Así Jesús estaba preguntando si sus primos eran capaces de asumir el destino terrible (la tortura y la muerte) que él estaba a punto de asumir. Sus primos respondieron a la ligera que sí. Pero Jesús dijo que, aunque sus seguidores tuvieran el mismo cruel destino, él no tenía poder para encumbrar a nadie. Eso lo hacía su Padre. No él. Esto demuestra una vez más que Jesús no se creía Dios, sino que se sabía “parte del Padre”, como es la mano parte de un hombre.

La mano no puede decir “soy hombre”, ni el hombre decir “soy mano”, pero ambos, la mano y el hombre pueden decir “somos una sola cosa”. Igual, como la mano, Jesús se sentía instrumento de su Padre y, como instrumento, sabía que debía someterse pacíficamente a su voluntad. Ese es el sentido de “Yo y el Padre somos uno”. Como una gota de agua dentro del inmenso mar.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Los ángeles son de carne y hueso




Según la Biblia, ¿cómo es un ángel? ¿Qué características tiene? Primero que todo, la palabra “ángel” significa “el que trae las noticias”, “mensajero” (viene del griego aggelos y del hebreo malak). Pero, ¿mensajeros de quién? De los Elohim que son los creadores del mundo, según el Génesis, sólo que hay una mala traducción, donde dice “dios” debería decir “los señores”.Elohim es un plural, no singular. Por consiguiente, los que nos crearon fueron varios, no uno solo, y los ángeles, también llamados “vigilantes”, serían sus intermediarios.

Si leemos detenidamente el Génesis, también nos daremos cuenta que a los ángeles se los retrata con cuerpo físico. Éstos son capaces de mantener relaciones sexuales, engendrar hijos y de beber y comer. Con Abraham se lavaron los pies y se recostaron debajo de la sombra de un árbol a comer pan, mantequilla, leche y carne (Génesis 18:4-9). Jacob se peleó cara a cara con uno de ellos (Génesis 32:22-32). Y en Sodoma quisieron violar a tres de ellos (Génesis 19:5-7). Igualmente, en los deuterocanónicos judíos se aparecen los ángeles a Tobías (5:5) y a la madre de Sansón (Judit 13).

Esa es la razón de que en el Concilio de Letrán IV, los obispos discutieran arduamente acerca de la corporeidad de los ángeles, llegando a la conclusión que debían cambiar el concepto de ángeles materiales por el de seres incorpóreos, netamente espirituales y etéreos sin necesidades físicas, idea inspirada en los ángeles persas conocidos como yazatas.

Según la Biblia, su fisonomía física podría pasar desapercibida entre la gente. Sin embargo, posteriormente, con la influencia griega, el imaginario popular los ha graficado como unos niños regordetes con alitas, semejante al dios Eros. Otra forma de ilustrarlos también es con largas túnicas y alas como las deidades persas.

Los ángeles están vinculados con los profetas y los esenios. Aparecen en forma recurrente en momentos claves de la historia, siempre comunicando mensajes y luego se van como vinieron.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Al filo de lo imposible




En el año 2005, la física Mariann McLein contó cómo un grupo de científicos norteamericanos y británicos investigaron un remolino giratorio en la Antártida. Era una niebla gris que ellos creían era una tormenta de arena ordinaria. Sin embargo, no cambiaba de forma ni se movía. Entonces, decidieron investigar el fenómeno, lanzando un globo meteorológico con equipo capaz de registrar la velocidad del viento, la temperatura y la humedad del aire. Pero el globo se elevó y desapareció. En poco tiempo, los investigadores trajeron de nuevo el globo, jalándolo con una cuerda que habían enganchado antes del experimento.

Lo curioso fue que el cronómetro del globo mostraba la fecha 27 de enero de 1965, es decir, el mismo día hace cuarenta años. El experimento se repitió varias veces, después de verificar que el equipo se hallaba en buenas condiciones. Pero cada vez que el globo volvía mostraba un tiempo pasado. El fenómeno se llamó “la puerta del tiempo” y se informó a la Casa Blanca. Hoy está en curso la investigación de este fenómeno insólito. La CIA y el FBI luchan por ganar el control sobre el proyecto. No se sabe nada más.

El cielo es un lugar en la Tierra




¿Dónde podrían habitar los dioses?
Este hipotético lugar se menciona en innumerables tradiciones. Las leyendas hindúes afirman que el paraíso se llama Shambalah y es un valle verde rodeado de hielos donde la gente no envejece. Los tibetanos lo denominan Agartha y dicen es un mundo interior donde habita el Rey del Mundo. Enoc describe la habitación celestial como un palacio de granito. Cuentan los mitos griegos que el titán Cronos, dios del tiempo, luego de perder la batalla con los Olímpicos se ocultó en el lejano norte y que desde entonces allí el tiempo no transcurre. Igual sucede con el Asgard de los nórdicos. Las tradiciones sostienen que en la morada de los dioses el tiempo está detenido. Como ya dijimos antes, eso es posible en regiones con un altísimo electro-magnetismo, pues se producirían alteraciones espacio-temporales que generarían brechas dimensionales.

¿En qué sitios se reúnen tales condiciones? Las leyendas refieren que el paraíso se encuentra en los extremos del planeta, en los polos. Justamente es allí donde convergen corrientes electro-magnéticas fortísimas. Así lo evidencian numerosas fotografías de los polos tomadas por los satélites, donde se observan enormes agujeros negros.

Por eso es que numerosos exploradores en el pasado, como Bird y Nansen, no pudieron llegar al mismo centro de los polos, pues se malograban los aparatos, empeoraban las tormentas y de pronto, todo se tranquilizaba, el clima cambiaba intempestivamente y reportaban que estaban en un lugar tropical con vegetación y animales. Cosa de locos. ¿Qué habría pasado? ¿Acaso estaremos ante un fenómeno de distorsión del tiempo y el espacio, un gran corredor atemporal a otro tiempo? Una especie de stargate natural. Quizá ese inusitado bosque que dicen los testigos haber visto, sean simplemente los polos hace millones de años atrás. Recordemos que antes los polos eran verdes. Una reminiscencia de tal hecho lo constituye el nombre de Groelandia (Greenland).

Tal vez por esa razón, después de la Segunda Guerra Mundial los norteamericanos estuvieron explorando esa región para buscar lo mismo que buscaban los nazis: Thulé, la tierra de la eterna juventud. ¿Acaso serían estos vórtices de energía el escondite perfecto donde estarían esperando los dioses junto con los Mensajeros? ¿Esperando qué? Según las leyendas judías, en este País Oculto estarían aguardando los que no habían degustado la muerte (Enoc y Elías). Allí habría de llegar también el Mesías y morar entre ellos hasta los tiempos apocalípticos. Entonces regresarían. Dicen las leyendas que el país del Shambalah reaparecerá durante el Juicio Final.

¿Qué fue de Jesús?



Si Jesús murió y resucitó luego de su tortura, ¿qué fue de él? Vimos que según la mayoría de las escrituras canónicas y no canónicas que Jesús volvió a Galilea para quedarse allí un tiempo, impartiendo las últimas indicaciones a sus discípulos.

Luego, están los misteriosos relatos sobre la “ascensión”, fenómeno que de haberse producido, parece describirnos un encuentro entre Jesús y los Elohims, teniendo como testigos a los apóstoles. ¿Acaso el Nazareno habría encontrado refugio entre los milenarios Vigilantes?

viernes, 3 de septiembre de 2010

Síndone 9: Fuego que rejuvenece




También se ha sabido recientemente que el Dr. Dimitri Kouznetsova, premio Lenin de Ciencias y Director del Laboratorio E.A. Sedov de Moscú, ha sometido una tela del siglo I, datada correctamente con carbono 14 por los laboratorios de Tucson (uno de los que analizaron la Síndone en 1988) a un incendio como el sufrido por la sábana en 1532. Para sorpresa de todos, el mismo laboratorio que la dató por primera vez, desconociendo que era la misma tela, informó que el lienzo era sin duda del siglo XIV. Es decir, ¡en unos días rejuveneció 13 siglos! El culpable era el incendio.

Quedan innumerables preguntas, pero quizá la principal sea: por qué si el sudario es falso, han tratado de incendiarlo durante tres oportunidades en la historia. La última vez fue en 1997. La Síndone se salvó porque se había cambiado de lugar momentáneamente y gracias a la intervención oportuna de un bombero. ¿Por qué darse el trabajo de producir un incendio si la sábana es falsa?

El problema con la sabana es que ha sido utilizada para fines religiosos no tan sanctos.

Síndone 8: Energía desconocida




Otro defensor de que el Sudario se impregnó de una energía sutil es el biofísico fráncés Jean-Bautise Rinaudo, investigador de Medicina Nuclear en Montpelier. Él atribuye el origen de la imagen también a una irradiación instantánea como un flash fotográfico. En este caso sería una irradiación de protones emitidos por el cadáver, bajo el efecto de una energía desconocida. Rinaudo considera que los átomos implicados en este fenómeno son los del deuterio, formados por un protón y un neutrón. Los protones habrían irradiado el tejido, enriqueciéndolo en carbono 14 y produciendo el falseamiento de la datación. Ello, sin tomar en cuenta el bombardeo hecho con rayos X.

Además el Dr. Garza Valdés, investigador del Instituto de Microbiología de la Universidad de San Antonio (Texas) sostiene que la mala datación se deben a unos bichos. En la Síndone abunda un compuesto biológico formado por hongos y bacterias que no se pueden eliminar con los tratamientos de limpieza que se aplican, lo que sería suficiente, según él, para contribuir al falseamiento del resultado. Estos microorganismos serían pues los culpables del erróneo fechado.

Síndone 7: Duro de matar



¿Se puede explicar la resurrección? Jackson lo tiene claro: el Sudario de Turín envolvió el cuerpo de Jesús y dejó una prueba palpable y contundente de la realidad de su resurrección para que sea observado por las generaciones futuras. De ser correcto esto, Jesús habría puesto finalmente en práctica la tradición primigenia, transmitida de patriarca en patriarca desde los tiempos adámicos: el secreto de la auto-regeneración, simbolizado en el Árbol de Vida (Génesis 2:9). De esta forma, las profecías se habrían cumplido totalmente. Jesús habría marcado el momento en que la humanidad alcanzaba el punto para iniciar su redención, su regreso al plan primigenio, después de la “caída”.

Síndone 6: Ocurrió así



Hasta ahora, nadie ha podido explicar cómo se plasmó en el lienzo, la imagen del cuerpo de Jesús. Es un misterio. ¿Acaso un milagro? Sin embargo, hay quienes continúan intentando hallar una explicación comprensible. Entre las teorías barajadas, una de las más interesantes es la del físico estadounidense John Jackson, que trabaja en el Departamento de Defensa Norteamericano. Este físico pretende, no ya divagar acerca del origen de la tela o la identidad del crucificado, sino hallar una explicación creíble al cómo sucedió.

Según su hipótesis, el cuerpo atribuido a Jesús habría impregnado la tela mientras se encontraba sometido a una forma de energía radiante y prolongada. Esta energía desatada en el momento de la resurrección, podría haber sido la responsable de la enigmática imagen de la Sábana de Turín. Para el físico estadounidense, la gran nitidez de la imagen, fijada en una zona superficial del tejido, excluye que fuera formada por un líquido que hubiera penetrado o por la acción de vapores, ya que hubieran restado claridad a las marcas. Las huellas no fueron producidas ni por agua ni por sustancias gaseosas. Entonces, ¿qué las produjo?

Síndone 5: Una foto para la eternidad




La mayor parte de los investigadores de la Síndone se inclinan a favor de que el sujeto envuelto en la sábana (que es extraordinariamente probable que sea Jesús) llegó muerto a la tumba. Pero, ¿acaso resucitó? ¿Y si los cristianos mintieron sobre las apariciones post-mortem del Nazareno? ¿Y si robaron el cuerpo ellos mismos para que su imagen legendaria se perpetuara, como aún sostienen los judíos? Para intentar responder a estos interrogantes, debemos plantearnos una pregunta fundamental: ¿cómo se produjeron las huellas de la Síndone?

En 1978 un equipo de investigadores llamado STURP, liderado por científicos que trabajaban para la NASA, analizaron con métodos realmente sofisticados dichas huellas y llegaron a conclusiones realmente impresionantes. Si miramos al microscopio la tela, veremos que la imagen humana de cuerpo entero que aparece en el lienzo carece de contornos definidos. No tiene líneas. Además, las huellas son absolutamente superficiales. Únicamente los hilos externos están como coloreados. Pero, ya vimos que no se usaron colorantes de ningún tipo, porque no fue pintada. Por su color pardo amarillento parece que la tela se hubiera chamuscado. Es decir, como si se hubiera quemado externamente. Todas las fibras donde están las huellas tienen el mismo color, pero en diferente concentración, dando la apariencia de claroscuros.

Analizando estos matices oscuros, los científicos de la NASA corroboraron el raro fenómeno del “negativo fotográfico”. Sin precedente histórico de ningún tipo. Pero, como si esto fuera poco, los miembros de la NASA descubrieron que, además, la imagen de la Síndone contenía información tridimensional. Es decir, que el grado de luminosidad de cada punto de la imagen esta matemáticamente relacionado con la distancia del lienzo del cuerpo.

O sea, la parte del tejido que toca el cuerpo tiene el color más intenso que la zona donde no lo toca. Hasta ahora sólo las computadoras han logrado reproducir este efecto traduciendo las sombras de las imágenes en píxeles. ¿Cómo es posible que un artista medieval hubiera dominado la técnica 3D?

Síndone 4: Monedas en los ojos




Si a eso le agregamos el reciente descubrimiento que se ha hecho sobre la detección de la huella de los leptones sobre los ojos, tendremos otra evidencia más que avale su autenticidad. Los leptones eran monedas como decir hoy centavos. Se colocaban sobre los ojos de los fallecidos.

Las marcas de las monedas encontradas en la Síndone muestran los sellos que coinciden con la época de Pilatos como gobernador de Palestina. Eran pues leptones usados en el tiempo de Jesús. Esto es un dato que ningún artista medieval pudo poseer. Por tanto, habría sido imposible de fraguar.

Síndone 3: Rayos X versus carbono 14




¿Por qué están todos estos estudiosos en contra del resultado de los análisis de 1988? La respuesta es simple: durante algunas de las investigaciones la Síndone fue sometida a los rayos X. Se sabe que cuando se ha aplicado estos rayos sobre algo, ya no se puede utilizar la técnica de carbono 14 en ese mismo objeto. El resultado se altera. Ambas técnicas son incompatibles. Por tanto las posibilidades de que el lienzo pertenezca realmente a Jesús de Nazareth son enormes, pues cada detalle confirma su leyenda.

Síndone 2: El falso análisis




Por esta razón, algunos cristianos hicieron lo indecible, incluso utilizan medios no tan santos, para que la opinión pública crea que esta reliquia es una farsa. Así, en 1988 se realizó un nuevo examen de la Síndone, pero con el claro propósito anticipado de dictaminarlo como fraude. En esa fecha, tres laboratorios -uno en Oxford, otro en Zurcí y un tercero en Tucson, Arizona- certificaron independientemente uno del otro que la Sábana Santa databa apenas del 1260 al 1390 d.C. Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista científica Nature. Supuestamente, esta sería la prueba más contundente contra la autenticidad del Santo Sudario.
Qué casualidad que el 25 de marzo de 1989 el Laboratorio de Oxford recibió un premio de un millón de libras por haber “probado” que el Sudario era una falsificación medieval. Además no deja de ser sospechoso que el doctor Tite (uno de los que se prestaron para ese fraude) se vea luego nombrado a la dirección de la nueva cátedra de arqueología de Oxford. ¿Recompensa por méritos propios o lobby bien orquestado? A veces la ciencia se parece bastante a la política corrupta.
Sin embargo, incontables expertos dudan de que la Síndone sea de la Edad Media. Entre ellos figura el profesor y sacerdote jesuita alemán Werner Bulst, quien ha publicado un libro criticando la investigación de los tres laboratorios mencionados y defiende la autenticidad de la reliquia. Igualmente, los escritores Orazio Petrosillo y Emanuella Marinelli ponen en entredicho la validez del test. Por ultimo, el titular de la cátedra de medicina legal de la Universidad de Turín, Pier Luigi Baima Blone, sostiene también la escasa garantía de los análisis.

Este experto pudo analizar en 1978 varias hebras del paño y certificó que el sudario no procedía de la Edad Media, sino del tiempo de Jesús. Dictamen que coincide con la opinión de varios científicos americanos, así como con la del forense suizo Max Frei, especialista en microbiología y quien detectó muestras de polen en la tela provenientes de la Palestina del siglo I.

Síndone 1: ¿Por qué la sábana no es aceptada?




Si se demuestra la autenticidad de la sábana, automáticamente se estaría demostrando la absoluta realidad histórica de Jesús. Cosa que algunos niegan aún en nuestros días. Además, por otro lado, habría problemas religiosos muy graves. Si hubiera sido cualquier otro personaje de la historia, hace tiempo se habría aceptado su autenticidad.

En cambio, como es Jesús el que está allí retratado, la cosa se vuelve muy comprometedora. Por eso, muchos se lavan las manos. Por lo pronto, las sectas cristianas que rechazan la veneración de imágenes, pondrían el grito en el cielo. No admitirían jamás que Jesús hubiera dejado un objeto de idolatría. ¡Horror de horrores!

viernes, 27 de agosto de 2010

Errores 4


Las últimas palabras de Jesús en la cruz no concuerdan. Marcos 15:34 dice: “Dios mío, ¿por qué me has abandona? Mateo 27:46 dice lo mismo. Sin embargo, Lucas 23:46 afirma que fue: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”. Y Juan 19:30 atestigua que dijo: “Todo está consumado”. ¿En qué quedamos? ¿Quién tiene la razón?... Los apóstoles debieron contrastar fuentes como todo buen periodista...

jueves, 26 de agosto de 2010

Errores de la Biblia 3


Marcos empieza diciendo: “Comienzo el evangelio de Jesucristo, hijo de Dios. Como está escrito en el profeta Isaías: He aquí que envío a mi mensajero para que te preceda y prepare tu camino”. Pues se equivocó Marcos. Lo que cita no es a Isaías sino a Malaquías 3:1. ¿El Espíritu Santo puede meter la pata? ¡Upss!!!...

¿Qué significa Apócrifo"?


Y Recuerde: "Apócrifo" es de origen griego (apó = lejos; kryptein = ocultar). Es una palabra que ha tenido una evolución en el tiempo... Originalmente significaba "oculto", luego significó "sospechoso de herejía" y finalmente vino a significar "falso"... Así que ya saben... Los Evangelios Apócrifos, que hablamos de ellos en este blog, han sido libros ocultos que circularon por lo bajo durante siglos.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Errores de la Biblia 2


• Según Mateo 2:1 Jesús nació durante el gobierno de Herodes El Grande. En cambio, para Lucas (2:2-7) Jesús vino al mundo cuando Quirino (Cirenio, Cirino) era gobernador de Siria. Son dos tiempos totalmente disímiles. La historia asegura que Herodes El Grande murió el 4 a.C. Por otro lado, según Flavio Josefo, Quirino fue gobernador de Siria el 6 de nuestra era. 10 siglos de diferencia. ¿A quién le creemos? ¿A Mateo o a Lucas?

Serie: Errores de la Biblia 1




. Las Genealogías de Jesús no coinciden.(Mateo 1:1-17), (Lucas 3:23-38).

sábado, 26 de junio de 2010

Muerte de Poncio Pilatos



Hablando de la muerte del famoso Poncio Pilato en el apócrifo "Carta de Poncio Pilatos a Tiberio", se narra una curiosa historia de corte muy griego: Tiberio estaba de cacería, persiguiendo a una gacela cuando se encuentra frente a la caverna donde se hallaba preso Pilatos. Entonces apunta su saeta e intenta darle al animal, pero se equivoca y atraviesa a Pilatos. ¿Será cierta esta historia? Sólo unos pocos datos.

El historiador Flavio Josefo nos informa que después a la ejecución de Jesús, Pilatos fue destituido de su puesto, en efecto, pero fue por las quejas que los samaritanos presentaron a Vitelio, gobernador de Siria y superior inmediato de Pilatos. Se quejaron por una matanza que ordenó Pilatos contra varios samaritanos en el Monte Guerizim. Por ello, Vitelio tuvo que enviarlo a Roma para comparecer ante Tiberio, poniendo a un tal Marcellus en su lugar. Lo cierto es que Tiberio muere en el año 37. d.C., mientras Pilatos iba camino a Roma. Las crónicas históricas no nos dan datos fidedignos en cuanto a los resultados finales de su juicio, pero el historiador cristiano Eusebio, de finales del siglo tercero, afirma que Pilatos fue obligado a suicidarse durante el reinado de Cayo Calígula, sucesor de Tiberio.

Observación: Ya sé lo que me van a decir. Que todas estas versiones de los textos apócrifos de la muerte de Pilatos son pura imaginación y sí. Pero les repetiré lo que dije al comienzo... El mito y la historia están entremezclados en los textos apócrifos. Y hay que saber discernir entre el grano y la paja. Además, está el factor teléfono malogrado. Y hay otra cosa más, los escritores de los textos apócrifos son gente pia, que quería a través de los apócrifos validar su sistema de creencias. EXACTAMENTE IGUAL OCURRE CON LOS ESCRITOS CANÓNICOS...

viernes, 25 de junio de 2010

El arte y los apócrifos 17



"La Santa Verónica", de un pintor alemán anónimo entre el año 1400-1420. Actualmente se encuentra en la Alte Pinakothek, Munich.

La Iglesia celebra el día de la Verónica el 12 de julio. ¿De qué fuente sacó la información de la Verónica?

La escena de la Verónica (Berenice) NO FIGURA en la Biblia, solo en los textos apócrifos de la pasión como "Venganza del Salvador", "Actas de Pilatos" y "Muerte de Pilatos".

Relatemos por ejemplo la historia que se lee en el apócrifo "Muerte de Pilatos":

Tiberio se encuentra aquejado de una grave enfermedad, como en realidad lo estuvo y

“habiéndose enterado de que en Jerusalén había un médico llamado Jesús, que curaba las enfermedades con sola su palabra, e ignorando que los judíos y Pilatos le habían dado muerte”

Ordena a un tal Volusiano para que vaya lo antes posible al otro lado del mar y diga a Pilatos que le envíe enseguida aquel médico para que restituya su salud perdida. Así, parte Volusiano entrevistándose con Pilatos quien, atemorizado no tiene más remedio que responderle en estos términos:

“Aquel hombre era un malhechor y llevaba en pos de sí todo el pueblo. Por lo cual, después de celebrarse un Consejo entre los sabios de la ciudad, mandé que fuera crucificado”.

Sin nada más que hacer, Volusiano debe volver donde Tiberio con la mala noticia, pero en el camino se encuentra con un personaje muy popular entre los católicos medievales, pero que no aparece en la Biblia canónica: la famosa y mitológica Verónica. Volusiano la interroga sobre Jesús y ella le cuenta que lo habían matado por envidia, cosa que sume en la depresión al romano pues así no podría cumplir la misión de ayudar en la curación de su emperador. Al oírle tan triste, Verónica le responde de este modo:

“Cuando mi Señor se iba a predicar, yo llevaba muy a mal el verme privada de su presencia, entonces quise que me hicieran un retrato para que, mientras no pudiera gozar de su compañía, me consolara a lo menos la figura de su imagen. Y yendo yo a llevar el lienzo al pintor para que me lo diseñase, mi Señor salió a mi encuentro y me preguntó a donde iba. Cuando le manifesté mi propósito, me pidió el lienzo y me lo devolvió señalado con la imagen de su rostro venerable. Si tu señor mira devotamente su aspecto, se verá inmediatamente agraciado con el beneficio de la curación.”

Así, Verónica acepta viajar con el romano llevando el maravilloso lienzo hasta la presencia de Tiberio. Una vez allí, Volusiano cuenta lo sucedido con Jesús y muestra el retrato al emperador, quien enseguida recupera la salud. En cuanto a Pilatos, éste se suicida con un cuchillo dentro de la cárcel donde estaba. Al encontrarlo muerto, lo atan a una roca y lo arrojan al río Tíber.

Pero, según esta historia, ello hizo que algunos demonios provoquen desastres naturales en la zona, por lo que el cadáver es sacado del agua y llevado hasta Viena donde lo arrojan esta vez a lo profundo del rió Ródano, donde ocurre lo mismo. Entonces, los lugareños deciden sacarlo para darle sepultura en un lugar llamado Lausana y sucede igual. Finalmente lo arrojan en un “pozo rodeado de montañas” donde según esta leyenda aún hoy continúa Pilatos “bullendo algunas maquinaciones diabólicas”. Es evidente que este apócrifo es medieval y tiene el propósito de explicar el origen de algunas reliquias santas (lienzos mortuorios diferentes a los de Turín) donde presuntamente fue estampado el rostro de Jesús.

miércoles, 9 de junio de 2010

El arte y los apócrifos 16



La pintura se llama "Santa Ana enseñando a leer a la Virgen". El autor es Murillo (1617-1682).

¿De dónde extrajo Murillo la información de que la madre de María se llamaba "Ana"?

El arte y los apócrifos 15





Son tres dibujos de Valencia del siglo XIX que muestran a "La Sagrada Familia", refiriéndose a los padres de María. Los autores son Domingo Estruch y Jordán y Vicente Capilla y Gil, respectivamente.

¿De dónde tomaron esa tradición? De los textos apócrifos obviamente, pero nunca lo van a decir... ¿o sí?